Un crimen llamado falta de profesionalidad

 

Con el paso de los años hemos sido testigos de cómo, las personas, se han ido concienciando que no todo vale con el fin de hacer negocio y que las malas prácticas pasan factura.

Las pasadas décadas se han caracterizado por una visión de negocio resultadista, principalmente en la producción y cuentas de resultados, dejando de lado tanto a sus consumidores como a sus empleados. Mostrando una carencia en cuanto a su profesionalidad al dejar de lado lo más importante para una empresa, su público interno y externo. Los cambios han ido llegando poco a poco, con cada vez mayor concienciación, ya desde el siglo XX, con una producción centrada en las necesidades de los consumidores y no solo en lo que una empresa crea que es lo mejor para el mercado. Llegó el Customer Centric.

Después de eso, se vieron los primeros atisbos, de otro gran crimen el cambio climático y la contaminación. La polución en las ciudades era algo que no importaba, solo llegar al trabajo y nada más. La insensibilidad medioambiental era una constante.

 

 

La producción era un concepto lineal donde las empresas dedicaban sus esfuerzos en extraer su producto, producirlo, consumirlo, donde entraba en juego el público externo o consumidor final, y después de eso tirarlo. La profesionalidad entendida en una parte no en su todo.

De nuevo, crimen y profesionalidad se encuentran con los propios trabajadores que estudiaban, encontraban un trabajo y después de 35 años o más en la misma empresa, se jubilaban. Las actualizaciones no estaban al orden del día.

Al final, el paso del tiempo, los errores y los nuevos conocimientos desembocan en soluciones como la firma de los acuerdos de Kyoto y el nacimiento de normas (de cumplimiento voluntario) como los estándares ISO. El mundo empresarial da sus pasos para la normalización de la eficiencia energética y la gestión medioambiental, de la Calidad y de la Seguridad Alimentaria, entre otras cosas.

Las empresas del siglo XXI están más concienciadas no solo con su público interno sino también con su público externo, sus consumidores finales. Independientemente, de si el target es una persona física o jurídica. Las empresas de hoy están centrando sus esfuerzos en ser sostenibles, innovadores, en ser circulares donde del concepto de producción lineal se pase una producción circular donde RECICLAR SE CONVIERTE EN LA CLAVE DE TODO.

 

 

Los conceptos que están de actualidad y, no solo eso sino que, son muy rentables para las empresas son: movilidad sostenible, cadena de valor responsable, 100% sostenible, criterios medioambientales responsables…

Los trabajadores de hoy dedican, de los 20 a los 30 años, 400 horas de formación, de los 30 a los 40 años, dedican 80 horas de formación y ,de los 40 a los 50 años, le dedican solo 20 horas. Los expertos aconsejan 2 horas a la semana y con la formación online, hoy en día a disposición de cualquiera, la problemática tiene una solución sencilla. El gran crimen de la falta de formación lo hemos resuelto por una parte, pero los trabajadores deben centrarse y concienciarse de que para sobrevivir en el nuevo entorno profesional la actualización constante es básica.

El futuro no está escrito, todo está por definir y en AMBICAL estamos concienciados en formar parte de la solución no del problema ¡Contáctanos sin compromiso! Daremos con la respuesta apropiada a tus necesidades.

2018-05-09T12:30:29+00:00

Conecta con nosotros

Ambical Proyectos

C/Newton nº 31 1º y 2º planta (Pg. A Grela) 15008 A Coruña

Teléfono: 981 135660