Huella Hídrica, qué es y por qué es importante implementarla en la estrategia de sostenibilidad empresarial.

Año 2017, dos palabras aparentemente contradictorias en sí mismas: ¡SEQUÍA y GALICIA!

Con ver en una misma frase estas dos palabras es suficiente para que cualquiera pueda alarmarse. Quién conoce el norte de España sabe que lo de la lluvia es “lo normal”, que en un mes de Abril, Mayo y hasta Junio en muchas ocasiones es normal encontrarnos con días grises y abundantes lluvias pero, ultimamente, ya no es así. Es la primera vez, en muchos años, que vemos como el buen tiempo abraza estas verdes tierras en los primeros meses del año mientras otras zonas “famosas” por el sol y buen tiempo se ven afectadas por fuertes lluvias y trombas de agua (que solo contribuyen a desbordamientos e inundaciones).

¿Qué esta pasando? ¿Es normal esto?

¿Global Warming? ¿Cambio Climático? o simplemente ¿Ciclos de lluvias y sequías que se alternan a lo largo de los decenios? La comunidad cientifica por completo, o casi (un 97%,) coincide en que somos testigos directos de las consecuencias del cambio climático (sin entrar en polémicas de si está generado por la alta emisión de G.E.I  del ser humano) y ésta, podría ser una de ellas.

Las consecuencias, además de incidir sobre la flora y fauna de las zonas afectadas, son económicas y no de poca importancia. Los productores de vinos por ejemplo (importante sector económico en España) son unos de los primeros que acusan la escasez o exceso de agua que repercute de forma directa en la calidad y cantidad de sus cosechas.

Existen herramientas para que las empresas puedan gestionar de forma sostenible los recursos hídricos. Y lejos de ser una herramienta para la gestión excelente, se están volviendo necesarias para garantizar (o por lo menos intentarlo) que no se nos agoten dichos recursos.

El cálculo de la HUELLA HÍDRICA y sus principios fundamentales son el análisis del impacto sobre el ciclo de vida completo del producto (“de cuna a tumba”) y la exhaustividad del evaluación, teniendo en cuenta por ejemplo no solamente la cantidad de agua requerida para producir si no también la contaminación de la misma derivada de la actividad de la empresa.

Conocer la huella hídrica de un proceso empresarial es una ventaja tanto para el consumidor como para las empresas, ventaja que se traduce en eficiencia en los procesos productivos, ahorro de los recursos hídricos y la posibilidad de abrir nuevos nichos de mercado atrayendo a los consumidores más sensibles con el cuidado del Medioambiente.

Si estás interesado en calcular y gestionar tu huella hídrica no lo dudes, contacta con AMBICAL, nuestros Consultores Expertos te asesorarán y despejarán cualquier duda al respecto, y si te interesa, ¡también te ayudaremos en el camino!

 

2018-01-27T18:51:26+02:00 © AMBICAL, todos los derechos reservados. 7 mayo 2017|

Conecta con nosotros

Ambical Proyectos

C/Newton nº 31 1º y 2º planta (Pg. A Grela) 15008 A Coruña

Teléfono: 981 135660

WhatsApp chat